Movilidad

Tipos de tablas de transferencia

tabla de transferencia

¿Qué es una tabla de transferencia?

Una tabla de transferencia es una ayuda para las personas con problemas de movilidad y sirven para realizar cambios de un lugar a otro, desde la posición de sentado, de forma más sencilla y realizando menos esfuerzo.

Las tablas de transferencia permiten mover al paciente sobre una superficie rígida o semirrígida, por ejemplo, para pasar de la silla de ruedas al sillón, a la cama o al asiento del coche, siempre que estén a una altura similar.

Son un gran apoyo para pacientes y cuidadores porque son económicas, fáciles de manejar y transportar.

¿Para quién está indicada la tabla de transferencia?

Las tablas para mover enfermos son adecuadas para usuarios que necesitan asistencia, conservan un buen equilibrio del tronco cuando están sentados y pueden cooperar un mínimo. 

También son una gran ayuda para personas que requieren poca asistencia, pero necesitan soporte y seguridad para realizar las transferencias, por sí mismos o con apoyo parcial de una tercera persona. 

Tipos de tablas de transferencia

Existen multitud de modelos de tablas para trasladar pacientes, que se adaptan a las distintas necesidades, incluso algunas incluyen un disco giratorio que se desplaza a lo largo de la tabla y reduce la fuerza de empuje.

tabla de trasferencia curva

Según material

Las tablas de transferencia suelen estar fabricadas de madera ligera, resinas o plásticos más o menos rígidos.

Las superficies de las tablas de transferencia son muy deslizantes, por su parte superior, lo que permite mover al paciente generando la menor resistencia posible. La parte inferior de la tabla de transferencia es antideslizante, para dar una mayor seguridad a la hora de realizar el traslado.

Según la forma

Tablas de transferencia rectas:

Son de forma rectangular con los bordes redondeados, para evitar generar daños a la piel del paciente. Tienen diferentes dimensiones, que es un aspecto a tener en cuenta, por ejemplo, para moverse de la silla de ruedas al coche, donde precisaremos una tabla de traslado más larga.

Tablas de transferencia curvas: Este tipo de tablas tienen los bordes curvados y esto puede sernos muy útil para movernos a lugares con peor acceso, por ejemplo, a sillones con reposabrazos grandes. 

Tablas de transferencia con forma de “S”:

Al igual que las anteriores, este tipo de tablas pueden ayudar a realizar el cambio de posición hasta zonas con peor acceso. Algunas incorporan un disco giratorio que apoya al movimiento.

Tablas de transferencia plegables:

Para los usuarios más activos, que necesitan llevarlas con ellos y realizar las transferencias en distintos lugares. Pesan muy poco y pueden llevarse plegadas en la bolsa de la silla de ruedas, ocupando muy poco espacio

Según el uso

Dependiendo de para qué vayamos a utilizar la tabla, nos vendrá mejor un modelo u otro.  Así, podemos encontrar tablas completamente rígidas, semirrigidas o flexibles.

Las tablas de transferencia rígidas son más resistentes, por ejemplo, para movilizar pacientes con pesos más grandes, pero también son más pesadas a la hora de transportarlas.

Las  tablas de transferencia flexibles o incluso plegables son más ligeras y permiten que el usuario las guarde,  traslade y las utilice en cualquier momento. Este tipo de tablas son las más utilizadas para hacer la transferencia al coche.

Beneficios de las tablas de transferencia

Son muchas las ventajas que tiene el uso de una tabla para trasladar pacientes. En primer lugar, reduce el riesgo de lesiones, durante las tareas de movilización, porque disminuyen el rozamiento y las fuerzas de cizalla que se producen sobre la piel.

Muchos pacientes pueden conseguir moverse a sí mismos con ayuda de estos dispositivos,  proporcionándoles mayor autonomía y seguridad para realizar los traslados.

Aportan mayor confort para el paciente, en muchos casos disminuyen las molestias que les supone el momento de la movilización.

Las tablas de transferencia ahorran energía y ayudan minimizar el esfuerzo del cuidador, reduciendo el riesgo de lesiones por sobreesfuerzo y mejorando su calidad de vida. 

tabla de transferencia de madera

Cómo se usa una tabla de transferencia

Es muy importante utilizar correctamente las tablas de transferencia para garantizar en todo momento la seguridad del paciente y evitar caídas.

El primer paso es, siempre, comprobar que la altura de las dos superficies en las que se va a realizar la transferencia estén a una altura similar. También puede hacerse el desplazamiento hasta una superficie ligeramente más baja,  esto minimiza el esfuerzo para el usuario o el cuidador.

como usar tabla de transferencia

Antes de comenzar la transferencia el paciente debe estar sentado en el borde de la cama o la silla, con los pies apoyados en el suelo. 

Deslizaremos un extremo de la tabla de traslado debajo del muslo del paciente, con cuidado de no pellizcar la piel. Si el paciente puede inclinar ligeramente la parte superior del cuerpo, para el lado opuesto donde se está colocando, facilitará mucho esta tarea.

El otro extremo de la tabla debe quedar firmemente apoyada sobre la superficie a la que queremos mover al paciente. La distancia que separa las zonas sobre las que haremos la transferencia tiene que ser mínima. 

como utilizar una tabla de transferenciaUna vez bien posicionada la tabla sobre las dos superficies se puede comenzar a mover el cuerpo del paciente, deslizándole de forma suave con apoyo de la superficie resbaladiza de la tabla. Es mejor realizar movimientos cortos, en vez de hacerlo con un único movimiento largo.

Una vez realizada la transferencia extraemos con cuidado la tabla de debajo del glúteo del paciente.

Usar la tabla de transferencia de la silla al coche 

Antes de comenzar el traslado, el asiento del automóvil se debe mover lo más atrás posible. Esto dará más espacio para moverse y facilitará colocar la silla de ruedas plegada dentro del automóvil.

tabla transferencia para el coche

La ventanilla de la puerta debe estar baja, de ese modo, tendrás de dónde agarrarte mientras te acomodas.

La tabla permitirá realizar el paso de la silla de ruedas al asiento de una forma más suave y continua. Una vez que los glúteos estén ubicados sobre el asiento del automóvil, ajústate el cinturón de seguridad. Así tendrás más estabilidad mientras introduces las piernas dentro del automóvil. Coloca la piernas una a una dentro del vehículo.

Otras ayudas para mover pacientes 

Aparte de las tablas de transferencia, existen otras ayudas para trasladar pacientes realizando menor esfuerzo y evitando causarle molestias al usuario en las transferencias 

  • Sábanas de transferencia: superficies fabricadas con un tejido ultra deslizante, que ofrecen muy baja fricción. Permite a los cuidadores  movilizar a los pacientes encamados, deslizandolos de forma suave y evitando rozaduras en la piel.
  • Cinturón de transferencia: son cinturones anchos de sujeción, con asas ergonómicas, que ayudan al asistente a elevar y mover al paciente. Estos pueden ser lumbares, axilares y más o menos anchos.
  • Discos giratorios para asiento: este tipo de asientos facilitan moverse en ciertos lugares un poco más complicados por ejemplo para facilitar el giro al entrar o salir del coche. 
  • Discos giratorios de suelo: un disco de material resistente que se coloca en el suelo, permite que el paciente apoye sus pies en él, para que el cuidador pueda girarle y cambiarle de asiento sin que este tenga que mover los pies.
  • Grúas y sillas de traslado: que permiten trasladar a los pacientes sin realizar ningún esfuerzo. 

Si necesitas ayuda para elegir la tabla más adecuada a tu caso contacta con nosotros, te asesoramos para que tomes la mejor decisión.

Back to list